top of page

Habilidades para una fuerza de trabajo profundamente tecnológica.


Habilidades para una fuerza de trabajo profundamente tecnológica.

(Tomado de “Educación STEM –Retos y Oportunidades”, Rodger W. Bybee © 2013)


  1. Adaptabilidad: la capacidad y la voluntad de hacer frente a las inciertas, nuevas y rápidamente cambiantes condiciones de trabajo, incluyendo una respuesta eficaz a las emergencias o situaciones de crisis y el aprendizaje de nuevas tareas, tecnologías y procedimientos. La adaptabilidad también incluye poder manejar el estrés laboral, la adaptación a diferentes personalidades, estilos de comunicación y culturas; también la capacidad de adaptación física a diversos entornos de trabajo interiores o exteriores. (Houston 2007; Pulakos, Arad, Donnovan, and Plamondon 2000).

  2. Comunicaciones complejas y habilidades sociales habilidades: en el procesamiento y la interpretación de información tanto verbal como no verbal de los demás para responder apropiadamente. Un comunicador experto es capaz de seleccionar piezas clave de una idea compleja y expresar en palabras, sonidos e imágenes para lograr compartir el entendimiento (Levy y Murnane 2004). Comunicadores calificados negocian resultados positivos con los clientes, subordinados y superiores a través de percepción social, la persuasión, la negociación, la instrucción y orientación de servicio (Peterson et al. 1999).

  3. La resolución de problemas no rutinarios: un solucionador de problemas experto utiliza el pensamiento profesional para examinar un amplio espectro de información, reconocer patrones y acotar la información para llegar a un diagnóstico del problema. Moverse más allá del diagnóstico hacia una solución requiere el conocimiento de cómo la información se vincula conceptualmente e implica una relación aplicada de los conceptos; la capacidad de reflexionar sobre si una estrategia de resolución de problemas no está funcionando para cambiar a otra estrategia que si está funcionando (Levy y Murnane 2004). Esta capacidad incluye la creatividad para generar soluciones nuevas e innovadoras, integrar la información aparentemente sin relación, y acoger posibilidades que otros omiten (Houston 2007).

  4. Autogestión y Autodesarrollo: habilidades de autogestión incluyen la capacidad de trabajar de forma remota en equipos virtuales para trabajar de forma autónoma; y para ser auto motivado y auto controlado. Un aspecto de la autogestión es la voluntad y la capacidad para adquirir nueva información y habilidades relacionadas con el trabajo (Houston 2007).

  5. Pensamiento sistémico: el pensamiento sistémico significa la capacidad de comprender cómo todo un sistema funciona y cómo una acción, el cambio o el mal funcionamiento de una parte del sistema afecta al resto del sistema, es decir, la adopción de una visión general o “gran perspectiva” al trabajar (Houston 2007). El pensamiento sistémico incluye el juicio y toma de decisiones, el análisis de sistemas y la evaluación de sistemas, así como el razonamiento abstracto acerca de cómo los diferentes elementos de un proceso de trabajo interactúan (Peterson et al. 1999).

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page